Read Hoy, Jupiter by Luis Landero Online

hoy-jupiter

In his most recent novel, Luis Landero recounts the parallel lives -in the beginning with no other relationship that an underground flow of shared issues- of Damaso Mendez and Tomas Montejo. Dmasos life is the story of a hatred which dates back to his adolescence when a young man his age snatched his place in the his family Eden and caused the confrontation and the violentIn his most recent novel, Luis Landero recounts the parallel lives -in the beginning with no other relationship that an underground flow of shared issues- of Damaso Mendez and Tomas Montejo. Dmasos life is the story of a hatred which dates back to his adolescence when a young man his age snatched his place in the his family Eden and caused the confrontation and the violent break with his father....

Title : Hoy, Jupiter
Author :
Rating :
ISBN : 9788483103920
Format Type : Paperback
Number of Pages : 400 Pages
Status : Available For Download
Last checked : 21 Minutes ago!

Hoy, Jupiter Reviews

  • Francisco H. González
    2018-12-15 12:11

    Con Hoy Júpiter Luis Landero (Alburquerque, 1948) da muestra, otra vez, de sus dotes de narrador, de creador de historias apasionantes como ésta, en la que aparentemente no pasa nada, pero en la que sus personajes sufren maremotos interiores, consumidos por el odio, los celos, abrasados por el amor incandescente, por los celos redimidores, por el afán de venganza. Son dos historias paralelas las que acaban convergiendo.Una ocurre en un pueblo y tiene como protagonista a Dámaso, al cual, los delirios de grandeza de su padre lo convierten en un infeliz. Son muchas las metas que el infante Dámaso debe cruzar, los retos a afrontar, las pruebas a superar, las virtudes inherentes a descubrir y ya desde niño Dámaso ha de tener claro qué quiere hacer con su vida, robándole su padre, primero la niñez y luego exiliándolo de la vida familiar cuando otro joven, Bernardo, ocupe su lugar, para convertirse en el ojo derecho de su padre, que pondrá en él todas sus esperanzas, canalizando todos sus esfuerzos económicos y desvelos, hacia el triunfo de ese joven guapo e inteligente que se deja querer y redimirá a todos de sus hueras y anodinas existencias.Tomás es el protagonista de la otra historia. Apasionado de los libros, desde joven supo que su mundo era de papel, un cosmos de letras. En la soledad de su habitación, entre sus libros, de los que ha memorizado párrafos enteros, se siente a salvo y poderoso. Un buen día Marta, aún menor de edad, entra en su vida, lo cautiva y enamora, y Tomás que en aquel entonces ya da clases en un instituto como profesor de literatura y se cree destinado a grandes logros, se ve irrefrenablemente atraído por ella, lo consume el deseo y juntos viven un apasionado y tórrido romance, donde Tomás se desboca, asume su papel de mentor, de profesor y la instruye, interpretando para ella las escenas de sus libros, hasta que domestican su amor casándose y tienen una niña. Son muchos los proyectos que Tomás tiene en mente: ser profesor de universidad, publicar su tesis y transformar sus manuscritos en libros de éxito.Landero se asoma a la profesión que él tan bien conoce, la de profesor, ya que él lo es, de literatura, en la escuela de Arte Dramático de Madrid, y así vemos como ese mundo invulnerable que pueblan los personajes de las novelas que Tomás lee, no casa con el mundo real, para una vez descreído, afirmar que debería haber libado de la flor, no de la miel. La vida hay que vivirla, no leerla, sería una conclusión válida. Ese papel pasivo, de ratón de biblioteca, en las antípodas de un hombre de acción, lo consume, porque siente su vida desperdiciada, entre toneladas de tinta, más aún cuando ve de nuevo como Teresa, una de sus alumnas adolescentes, atiende embobada en sus clases, inflando el ego de Tomás, que siente de nuevo la llama de la vida, un tibio cosquilleo en la planta de los pies. Una aventura fugaz y extenuante, un amor ficcionado y astringente, una representación que agota los tópicos del amor en escasas semanas y que portará el germen del fracaso, de la derrota, de todo lo que ocurrirá después entre Tomás y su mujer Marta, dispuesta a “embarcarse” en una insólita aventura.Hoy Júpiter ofrece una prosa limpia, nada retórica, un léxico rico y abundante que plasma con todo lujo de detalles, lo aparentemente intrascendente, como las primeras fases del enamoramiento, el hastío matrimonial alimentado de silencio e indiferencia, la avidez de éxito y su relativismo, el egocentrismo artístico, el abaratamiento de la cultura para acercarla a los alumnos, la cruz del condenado “a ser alguien”, con una vida impuesta por los otros.Las mujeres, con carácter secundario y poca hondura se muestran en el libro como el oscuro objeto del deseo, lúbricas y procaces, en las que Tomás buscará halagos y reconocimientos a su labor intelectual a su excelencia didáctica y protagonizarán las situaciones más hilarantes, como los devaneos sexuales postreros de Marta.A Landero da gusto infinito leerlo y también oírlo. Luego de esta novela leí Absolución, que me encantó y El balcón en invierno, donde Landero echa mano de sus recuerdos, en una novela que a mi parecer no llega al nivel de Absolución. Ahora acaba de sacar La vida negociable, el cual quiero leer.

  • Sandra
    2018-12-05 14:04

    Como siempre: fantástico. Merece la pena esperar para leerle. Adoro al personaje de las postales, de los viajes maravillosos, este país está lleno de ellos.

  • Julián
    2018-11-23 08:24

    Después de Juegos de la edad tardía, con Landero siempre tengo la sensación de leer algo conocido. En este caso, el padre de Dámaso recuerda al abuelo del protagonista de Juegos que hablaba sobre el afán y sobre “si quieres ser alférez, ya lo eres, porque en potencia puedes serlo” (o algo así).Esta sensación un tanto repetitiva no empaña de todos modos la enorme calidad de las historias de Landero, ni su capacidad para narrar la vida de sus personajes condenados a ver la vida pasar y contrastarla con sus sueños, fantasías, aspiraciones...En su obra, la vida pasa y las personas son atropelladas por sus circunstancias. Se nos muestra en toda su crudeza el abismo que media entre lo que podíamos haber sido y lo que somos: el profesor de literatura que aspiraba a escribir best-sellers de calidad, a aunar gusto popular y conocimiento académico y erudito, el pobre Dámaso y su siempre postergada venganza.Como es habitual, una galería de personajes estrafalarios pero que pueden tener comportamientos, sueños o ideas con los que cualquiera podría identificarse.Y el odio, ese odio que impulsa la vida de Dámaso y se consume en su propio jugo hasta descubrir la realidad: no hay a quien odiar. Su vida ha sido en vano hasta ese momento, un juego absurdo, víctima de unas circunstancias y de una incapacidad para ir más allá de ellas y quedarse en la maceración lenta e inmisericorde de ese delirio autodestructivo y absurdo que es vivir por una idea, incluso cuando esa idea es el odio.Buena parte de la novela se desarrolla en capítulos en los que se alternan la vida Dámaso y la del profe (no recuerdo su nombre). A veces esta estructura resultada pesada y uno está desando que termine el capítulo para retomar la otra historia. Reconozco que salté incluso un capítulo para adelantarme a la historia de uno de los personajes.Gran parte del libro creo que en realidad es un canto a la vida anodina, a lo bien que se está cuando no pasa nada. A pesar del carácter truculento de la venganza que persigue Dámaso y del abandono de la mujer del profesor con su hija en pos de un amor macarra de su adolescencia, hay continuas referencias a la placidez de lo cotidiano y ataques contra lo extraordinario. Ahí están los comentarios sobre la obra de Chéjov y ese “qué ocurre cuando no ocurre nada”. O el cansancio del profesor de su relación con una alumna que se empeña en celebrar cada encuentro como un acontecimiento insuperable y sublime. O la señora rellenita con la que se lía Dámaso, obligada por su propio imperativo a vivir dos vidas: la suya y la de su hijo muerto. Algo atractivo a primera vista, pero que acaba agotando al coprotagonista. Yo sólo quiero vivir una vida, parece querer decir, y sin demasiados sobresaltos, gracias.“Quizá no le falta razón, entre otras cosas porque la razón está siempre disponible para quien quiera abastecerse de ella.” (p. 391)De una entrevista en El País tras la publicación de esta novela:“Tenemos la vida que tenemos pero lo que realmente nos define es lo que nos gustaría ser.”“El arte de escribir es el arte de observar. Hacer que lo que miras valga por veinte y que tu mirada convierta en novedad las cosas. Gran parte de la literatura del siglo XX, y en eso Chéjov es un adelantado, es contar qué pasa cuando no pasa nada, qué pasa en nuestra vida, qué pasa una anodina tarde de domingo. Se pueden inventar muchas cosas, pero contar lo más inmediato es un reto. Chéjov decía que hay que hacer poderosas las palabras humildes e interesante a la gente vulgar. El escritor es un observador más que un pensador, tiene que observar y sentir."“Para mí la felicidad tiene tres patas: una es salud, otra es no pensar en el dinero y otra tener tiempo libre."

  • Luis
    2018-12-09 11:08

    Otro imprescindible libro de mi amigo Landero, aunque quizás no sea el más conocido. Dos historias tan emocionantes la una como la otra que aparentemente no tienen que ver y que convergen en un inesperado final. Vidas cotidianas sesgadas por la magia que sólo este autor sabe deparar.La forma de escribir de Landero es fresca, estimulante y única. No cuesta nada seguir el argumento y además engancha mucho.

  • Belen
    2018-11-24 14:04

    Porque ningún arte acoge mejor la miseria humana que el de la elocuencia

  • Pilar G. Cortés
    2018-11-24 10:04

    Abandonado